Espirometría

© JmarchnRealizando una espirometria

La espirometría es una prueba utilizada para medir la función pulmonar. Forma parte de las pruebas de función pulmonar que se puede usar en el diagnóstico, seguimiento y tratamiento de una enfermedad pulmonar.

Una espirometría podría ayudar a detectar el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, y otros trastornos que pueden causar dificultades respiratorias.

El procedimiento es relativamente rápido, no causa dolor, y puede hacerse en el consultorio del médico o en un hospital.

Indicaciones

La prueba determina la cantidad de aire que una persona puede tomar y exhalar de los pulmones, y la velocidad a la que se puede expulsar el aire de los pulmones. Si los resultados de las pruebas muestran valores inferiores a los medios podría indicar un problema con el funcionamiento de los pulmones.

Con una prueba de espirometría un médico puede determinar si hay un deterioro de la vía aérea que está afectando la respiración del paciente. También podría ayudar a determinar si el medicamento puede potencialmente ayudar al paciente a respirar mejor. Además de ser útil en el diagnóstico de asma, puede ayudar en la detección de enfermedades pulmonares obstructivas crónicas tales como el enfisema o la bronquitis crónica e indicar la fase de la enfermedad.

Las personas que reciben tratamiento para los trastornos pulmonares crónicos a menudo se les aconseja realizar una espirometría a intervalos de uno a dos años.

Algunas enfermedades pulmonares como la fibrosis quística o el asma pueden ser controladas con espirometrías de rutina, y algunos pacientes usan aparatos domésticos para una supervisión intensiva. Los cambios notables en los resultados de la espirometría pueden señalar un problema que ha de ser abordado antes que empeore.

Descripción de la prueba

Espirómetro

© Advanced Medical EngineeringUn moderno espirómetro USB

Para realizar esta prueba se usa un espirómetro, un dispositivo que mide el flujo de aire. Hay diferentes tipos de espirómetros. En todos ellos, está conectado a un tubo por el cual el paciente sopla a lo largo de la prueba.

Procedimiento

Por lo general, al paciente se le pide que tome una respiración profunda, luego exhale fuertemente a lo largo del mayor tiempo posible, a ser posible al menos 6 segundos. Después, el paciente aspira fuertemente. El espirómetro registra la duración de la exhalación y la inhalación y el volumen de aire movido dentro y fuera de los pulmones.

Por lo general, el paciente se le solicita que repita tres veces una serie de ejercicios para obtener un promedio.

A veces, el médico puede dar al paciente un broncodilatador, un medicamento que abre las vías aéreas de los pulmones y facilita el paso de aire. La prueba se repite a continuación, y se contrastan las mediciones realizadas antes y después de ser dado el broncodilatador.

Es aconsejable tomar ciertas precauciones antes de una espirometría, incluyendo:

  • Usar ropa cómoda
  • Evitar la exposición a los factores desencadenantes de asma
  • No comer una comida pesada antes del examen, por lo que será más fácil respirar
  • El médico puede indicar si es necesario suspender cualquier medicamento durante un período de tiempo antes de someterse a la prueba.

Limitaciones de la prueba

Es importante que los pacientes sigan las instrucciones correctamente, ya que los resultados pueden ser sesgados si el paciente no coopera correctamente.

Riesgos

La espirometría en general es una prueba segura, aunque puede sentir falta de aliento o mareo después de realizarla. Debido a que requiere un poco de esfuerzo, no se realiza en aquellas personas que han tenido un ataque de corazón reciente o algunas otras condiciones del corazón. En raras ocasiones, la prueba provoca problemas respiratorios graves como neumotórax.

Parámetros espirométricos

Por lo general, los resultados de la prueba también se presentan como un bucle de volumen de flujo, que es un gráfico que traza la tasa de flujo de aire y el volumen. La forma del bucle de volumen de flujo también puede ayudar a determinar el tipo de trastorno respiratorio. Hay dos tipos principales de espirometría: simple y forzada.

Espirometría forzada

Consiste en una espiración forzada en el espirómetro seguida de una inspiración forzada. En la espirometría forzada se obtiene:

  • Capacidad vital forzada (FVC, o CVF). Indica el volumen de aire exhalado con el máximo esfuerzo y rapidez después de inhalar tan profundamente como pueda. Una lectura inferior a lo normal indica una respiración restringida.
  • Volumen espiratorio forzado en el primer segundo (FEV-1, o VEF-1). Se refiere a la cantidad de aire que los pulmones pueden espirar en el primer segundo en el curso de una espiración forzada. Esta lectura le ayuda al médico a evaluar la gravedad de sus problemas respiratorios. Un bajo VEF-1 indica una obstrucción significativa.
  • VEF-1/CVF (VEF1%). A partir de las mediciones de VEF-1 y CVF, el médico calcula el porcentaje y los resultados se comparan con los valores de la gente de similar altura, género, etnia y grupo de edad. No debe ser confundido con el índice de Tiffeneau.
  • Flujo espiratorio forzado (FEF). Es el flujo (o velocidad) de aire que sale durante la parte media de una espiración forzada. Los intervalos habituales son 25%, 50% y 75% de la FVC. También se puede dar como una media del flujo durante un intervalo delimitado por fracciones de la FVC, en general de 25% a 75% (FEF25-75).
  • Flujo espiratorio máximo (FEM) o “peak-flow” (PEF). Es el máximo flujo (o velocidad) que se alcanza durante la maniobra de espiración forzada. Es muy dependiente del esfuerzo. Generalmente se mide con un medidor de flujo máximo.

Espirometría simple

© VihsadasSalida típica de un espirómetro de una persona normal teniendo 4 respiraciones, seguido de inspiración máxima y la espiración

En este tipo de espirometría, la espiración en el espirómetro se realiza lentamente. El paciente inspira plenamente y que espira lentamente todo el aire de sus pulmones o al revés: el paciente expira plenamente e inspira lentamente a un máximo. En la espirometría simple se obtiene:

El volumen tidal, capacidad vital, la capacidad inspiratoria y volumen de reserva espiratorio se puede medir directamente con un espirómetro.

Los volúmenes pulmonares y las capacidades pulmonares se refieren al volumen de aire  asociado con diferentes fases del ciclo respiratorio.

Ventilación máxima voluntaria (MVV, o VMV)

La ventilación máxima voluntaria (MVV) es una medida de la cantidad máxima de aire que puede ser inhalada en un minuto. Para la comodidad del paciente se efectúa a lo largo de un período de 15 segundos y se extrapola a un minuto. Los valores normales para los hombres y las mujeres son de 140-180 y 80-120 litros por minuto, respectivamente.

Patrones espirométricos típicos

Patrón obstructivo

Los ejemplos incluyen el asma, la EPOC o el enfisema.

  • FVC normal o bajo
  • FEV1 bajo
  • FEV1/FVC bajo
  • PEF bajo
  • MMEF bajo

Patrón restrictivo

Los ejemplos incluyen la fibrosis pulmonar, el síndrome de dificultad respiratoria neonatal, los músculos respiratorios débiles, el neumotórax, etc.

  • FVC bajo
  • FEV1 normal o bajo
  • FEV1/FVC normal
  • MMEF normal

Patrón mixto

  • CVF bajo
  • FEV1 bajo
  • FEV1/FVC bajo
  • MMEF bajo