Capacidad vital forzada

La capacidad vital forzada (CVF, o FVC, siglas en inglés de Forced vital capacity) es una medida de la cantidad de aire que puede ser exhalada con fuerza de los pulmones después de tomar una respiración para llenar los pulmones tanto como sea posible.

No debe confundirse con la capacidad vital “lenta” (VC o SVC), que se obtiene de con una respiración “relajada” o “lenta”, no forzada.

Cómo se mide

La capacidad vital forzada es uno de los parámetros que se miden en una prueba de función pulmonar llamada espirometría. Se le pide al paciente que tome una respiración profunda para llenar los pulmones tanto como sea posible. Una vez que los pulmones están llenos, el paciente sopla tan fuerte y tan rápido como sea posible en un dispositivo capaz de medir la cantidad de aire que expulsa. Este examen generalmente se repite varias veces para calcular un promedio.

Papel en el diagnóstico

Esta medida es un indicador importante de la salud pulmonar. En gente como condiciones como pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o asma, la capacidad vital forzada es generalmente inferior a la esperada para las personas de sexo, edad, altura, nivel de condición física y peso similar.

Rangos normales

Los atletas suelen tener una capacidad vital forzada más alta debido a que sus pulmones están más desarrollados. Los nadadores, corredores y ciclistas pueden tener significativamente mejor salud pulmonar que otros individuos.

Están disponibles listas con capacidades vitales forzadas estimadas para comparar los resultados de un paciente con personas con un perfil similar para determinar si se encuentran dentro de los valores normales.

Si los valores de una prueba de capacidad vital forzada son inusualmente bajos, es un indicador de que algo está mal con los pulmones del paciente. Las pruebas adicionales pueden ser necesarias para saber más sobre lo que está sucediendo en el paciente y por qué.